Fin de temporada

Después de la Semana Santa muchos terminan su temporada de esquí y de snowboard y toca guardar el material. Es esencial guardarlo en buenas condiciones para conservar todas las características del equipo la temporada que viene, ya que barato precisamente no es.

Para empezar debemos de lavar toda la ropa como ya hemos indicado en un post anterior.

Las botas pasarlas un trapo húmedo para quitarlas la suciedad, secar bien los botines, en el caso de botas de esquí hay que guardarlas abrochadas pero sin apretar, para que mantengan la forma, y en el caso de las de snowboard con la lengüeta bien colocada, también se pueden atar los cordones sin apretar para que mantenga la forma adecuada. Es recomendable después de verificar que están bien secas, meter algún desecante para poder eliminar toda la humedad que se pueda acumular con el paso del tiempo, por ejemplo las típicas bolsitas de bolas que vienen en las cajas de zapatos, o simplemente y si no nos queremos complicar papel de periodico.

En cuanto a nuestra tabla y nuestros esquís, hay que trabajar un poco más:

Primeramente si tenemos una tabla tenemos que quitarle las fijaciones, si tenemos dudas de cómo están colocadas podemos hacer marcas en la tabla o apuntarnos la angulación y en los tornillos que están puestas, y si tenemos esquís debemos aflojar los tornillos que hay en las fijaciones que son los que corresponden al DIN, ya que no deja de ser un muelle a presión.

Tenemos que quitar toda la suciedad que hay tanto en la suela como en la parte de arriba. Si esta muy machacado debemos de reparar la suela, si no sabemos, podemos llevarlo a cualquier tienda especializada tipo Decathlon o Ski Market. Después debemos encerar bien la suela para nutrirla y que no se cuartee cuando esté guardado todo el equipo. A la hora de encerar hacerlo con una cera base, que nutre bastante y ser generosos con la capa de cera, y muy importante, NO QUITAR EL SOBRANTE. No quitamos el sobrante de cera par fomentar que esté bien cubierta y que no se llegue a estropear, igualmente al año que viene cuando vayamos a empezar, tendremos que volver a quitar toda la cera y volver a hacer un encerado en condiciones de montaña.

 

El problema de las Legobotas (FULLTILT)

Hoy quiero hablaros de las botas FullTilt en especial del modelo que yo tengo que es el Plush 4.

Anteriormente a las FullTilt ,yo he tenido unas Salomon Quest 70 Wide, que me han dado muy buenos resultados tanto fuera de pista como en el park ya que son muy blandas, cómodas y calientes, a día de hoy aún no me han dado ningún problema y las he usado durante un año. Hasta que por capricho decidí comprarme otras, las FullTilt Sigue leyendo “El problema de las Legobotas (FULLTILT)”

¿Bastones o no?

Bueno, he aquí otro gran dilema de los esquiadores aunque hay gente que ni se lo plantea.

Yo cuando aprendí y como recomienda todo el mundo, aprendí sin bastones, pero cuando fui evolucionando si me cogí bastones, dicen que para coger postura y ayudarte con el equilibrio. Es cierto que para los que hacen puertas tiene cierta utilidad, pero tras tener dos pares de bastones he decidido abandonarlos.

Primero me compré “la medida que me corresponde” que viene a ser los que estando de pie y los bastones apoyados en el suelo los brazos hagan un ángulo de 90º en mi caso unos 115cm (bastones adulto decathlon). Cuando me metí al freestyle como esos me estorban demasiado decidí comprarme unos de 90cm (bastones infantiles del decathlon) que sirven para impulsarme (que es realmente para lo que los necesito); decir también que me quité de los palos gracias a mi profesor de freestyle Velez. Pero cuando voy a montaña me siguen estorbando. Así que sin querer (para que veáis la importancia que le doy a los palos)  en un viaje a Formigal  que hice recientemente me los dejé en casa.

bastón wed’ze junior decathlon

 

bastón wed’ze adulto decathlon

Era el primer viaje que hacia a montaña sin bastones, y para mi sorpresa no los eché de menos, es más me alegré mucho de no haberlos llevado porque siempre me pasa que al principio me vienen muy bien pero luego no se qué hacer con ellos, me molestan.

Por último llamar la atención sobre las correas para ajustar las empuñaduras de los palos a las muñecas, si nos caemos y se nos enganchan los bastones, hay bastantes posibilidades de que nos hagamos daño en las muñecas.

Así es como me he convertido en antipalos.

Opiniones a parte creo que cuando vamos a esquiar, vamos a pasar un buen rato y viendo que no son tan necesarios como nos hacen ver a lo mejor algunas veces es mejor dejarlos a un lado ya que podemos golpear sin querer a otros esquiadores o snowboarders.

Tanto si decides llevarlos como si no, recordad que es un deporte de riesgo.

Fijaciones de esquí

En esta entrada vamos a ver los elementos principales de una fijación de esquí para más adelante estudiar su comportamiento  y saber como debemos ajustarla dependiendo de la disciplina que practiquemos y nuestro peso, quedando así el esquema:

Fuente: ISES

Puntera: es la parte delantera de la fijación, en ella podemos distinguir el visor de regulación de la tensión a la que está.

Fuente: ISES

Talonera: parte trasera de la fijación, tiene un visor de la tensión a la que tenemos la fijación, podemos regularla mediante el tornillo que posee, también nos permite desplazar la fijación al rededor de cuatro cm.

Fuente: ISES

Freno: la función que tiene es que el esquí no se nos escape cuando lo tenemos puesto en la bota, así que cuando se nos rompe el freno, el esquí no se queda enganchado totalmente en la bota y se sale, el tamaño de freno depende de el ancho del patín que llevemos.

Fuente: ISES

Banda deslizante: son las encargadas de que cuando se suelta la bota de las fijaciones la puntera libere correctamente la bota, por eso debemos de tener cuidado y limpiar la fijación antes de ponérnosla, permitiendo así el movimiento de esta pieza.

 

Fuente: ISES

 

Teniendo claros estos conceptos ya estamos listos para introducirnos en los diferentes tipos de fijaciones y ser capaces de adaptarlas a nuestro gusto y necesidades.

 

Esquís de freeride

El esquiar fuera de pista también se conoce como freeride es famoso por las incursiones en nieve no preparada y por la aventura que ello supone.

Cuando esquiamos fuera de pista debemos ir mejor preparados y eso incluye llevar los esquís apropiados para ello.

Los esquís de fuera de pista son bastante más anchos que los esquís de pista, polivalentes e incluso que los de freestyle.

Y en cuanto a la longitud se suelen llevar entre 5 cm menos de nuestra altura y 15 cm más .

Que sean más anchos,  ayuda en la flotabilidad en nieve polvo a demás de darnos la estabilidad necesaria en este tipo de terreno gracias a su longitud. A demás debemos de tener en cuenta que el radio de giro de estos esquís son muy amplios, pero sus excelentes prestaciones perdonan cualquier debilidad en pista.

Los modelos backcountry dotados de doble espátula lo que nos  proporcionará grandes la estabilidad y seguridad de que van a responder en los vuelos.

www.sevilladirecto.com

Esquís de freestyle

Estos esquís están diseñados para vivir en el snowpark, adaptados para saltos, giros, y deslizamientos sobre todo tipo de barandillas.

El radio de giro suele ser bastante amplio ya que no están hechos para giros bruscos, son más anchos que los esquís de pista y más estrechos que los de freeride.

En cuanto a la longitud se llevan entre 5 y 10 cm menos de nuestra altura, permitiéndonos elegir si primamos la estabilidad o la maniobrabilidad.

En general suele ser un esquí blando,  para poder jugar con la velocidad e inclinación y ejecutar los trucos con seguridad y precisión.

Una subcategoría de este tipo de esquís son los simétricos, son idénticos en el nose y en el tail, poniendo las fijaciones centradas, tenemos una gran ventaja a la hora de empezar   a afrontar los módulos, el centro de gravedad, no deja de ser una referencia para hacernos más facil el  entrar a cajones y barandillas tener el centro del peso, es decir, el centro de esquí en nuestros pies.

Imagen principal www.sevilladirecto.com

Horma

El tercer factor a tener en cuenta a la hora de elegir nuevas botas es el ancho máximo que tiene nuestro pie. Letra I  del gráfico.pie

De ahí que debamos elegir una bota con horma más ancha o estrecha, a demás de distinguir entre el pie femenino y el pie masculino, teniendo este último un corte más ancho.

Entre 97 y 98 mm estrecho

Entre 99 y 101 mm normal

Más de 101 mm ancho

La elección de la horma adecuada a nuestro pie será crucial a la hora de estar con las botas puestas bastante tiempo, pero tampoco podemos dejarnos engañar por la comodidad ya que una horma muy ancha puede hacer que la transmisión de los movimientos no sea precisa,  y para eso nuestro pie debe de estar bien sujeto.

Flex o índice de flexión 

El flex o índice de flexión de las botas es la fuerza que debemos aplicar sobre la bota para que se doble.

Hay gente que no considera el flex como un aspecto importante a la hora de escoger unas botas, pero sí es cierto que cuanto más duras sean las botas, más sensibles serán y con más precisión transmitiremos el movimiento. Por el contrario cuanto más Sigue leyendo “Flex o índice de flexión “

Tu pisada importa

No todos tenemos el mismo tipo de pie, por lo que a todos no nos va bien el mismo tipo de botas. Esta entrada la voy a dedicar específicamente a los esquiadores , porque con la bota de esquí es con la que más se sufre al llevar una carcasa más dura.

Como ya comenté en una entrada anterior,  es muy difícil dar con la bota adecuada, que se nos adapte a nuestro pie, nuestros Sigue leyendo “Tu pisada importa”

Cuidado con la humedad 

No debemos olvidar que mientras estamos en la nieve, estamos en un ambiente húmedo, e igual que secamos el bañador y la toalla después de ir a la piscina, debemos tener la misma precaución con nuestro equipo de nieve.

Tender bien los pantalones y chaqueta para eliminar la humedad que haya podido coger durante la jornada de nieve aunque solo hayan sido unas pocas horas.

De ahí que Sigue leyendo “Cuidado con la humedad “