Fin de temporada

Después de la Semana Santa muchos terminan su temporada de esquí y de snowboard y toca guardar el material. Es esencial guardarlo en buenas condiciones para conservar todas las características del equipo la temporada que viene, ya que barato precisamente no es.

Para empezar debemos de lavar toda la ropa como ya hemos indicado en un post anterior.

Las botas pasarlas un trapo húmedo para quitarlas la suciedad, secar bien los botines, en el caso de botas de esquí hay que guardarlas abrochadas pero sin apretar, para que mantengan la forma, y en el caso de las de snowboard con la lengüeta bien colocada, también se pueden atar los cordones sin apretar para que mantenga la forma adecuada. Es recomendable después de verificar que están bien secas, meter algún desecante para poder eliminar toda la humedad que se pueda acumular con el paso del tiempo, por ejemplo las típicas bolsitas de bolas que vienen en las cajas de zapatos, o simplemente y si no nos queremos complicar papel de periodico.

En cuanto a nuestra tabla y nuestros esquís, hay que trabajar un poco más:

Primeramente si tenemos una tabla tenemos que quitarle las fijaciones, si tenemos dudas de cómo están colocadas podemos hacer marcas en la tabla o apuntarnos la angulación y en los tornillos que están puestas, y si tenemos esquís debemos aflojar los tornillos que hay en las fijaciones que son los que corresponden al DIN, ya que no deja de ser un muelle a presión.

Tenemos que quitar toda la suciedad que hay tanto en la suela como en la parte de arriba. Si esta muy machacado debemos de reparar la suela, si no sabemos, podemos llevarlo a cualquier tienda especializada tipo Decathlon o Ski Market. Después debemos encerar bien la suela para nutrirla y que no se cuartee cuando esté guardado todo el equipo. A la hora de encerar hacerlo con una cera base, que nutre bastante y ser generosos con la capa de cera, y muy importante, NO QUITAR EL SOBRANTE. No quitamos el sobrante de cera par fomentar que esté bien cubierta y que no se llegue a estropear, igualmente al año que viene cuando vayamos a empezar, tendremos que volver a quitar toda la cera y volver a hacer un encerado en condiciones de montaña.

 

Esquís de freeride

El esquiar fuera de pista también se conoce como freeride es famoso por las incursiones en nieve no preparada y por la aventura que ello supone.

Cuando esquiamos fuera de pista debemos ir mejor preparados y eso incluye llevar los esquís apropiados para ello.

Los esquís de fuera de pista son bastante más anchos que los esquís de pista, polivalentes e incluso que los de freestyle.

Y en cuanto a la longitud se suelen llevar entre 5 cm menos de nuestra altura y 15 cm más .

Que sean más anchos,  ayuda en la flotabilidad en nieve polvo a demás de darnos la estabilidad necesaria en este tipo de terreno gracias a su longitud. A demás debemos de tener en cuenta que el radio de giro de estos esquís son muy amplios, pero sus excelentes prestaciones perdonan cualquier debilidad en pista.

Los modelos backcountry dotados de doble espátula lo que nos  proporcionará grandes la estabilidad y seguridad de que van a responder en los vuelos.

www.sevilladirecto.com

Esquís de freestyle

Estos esquís están diseñados para vivir en el snowpark, adaptados para saltos, giros, y deslizamientos sobre todo tipo de barandillas.

El radio de giro suele ser bastante amplio ya que no están hechos para giros bruscos, son más anchos que los esquís de pista y más estrechos que los de freeride.

En cuanto a la longitud se llevan entre 5 y 10 cm menos de nuestra altura, permitiéndonos elegir si primamos la estabilidad o la maniobrabilidad.

En general suele ser un esquí blando,  para poder jugar con la velocidad e inclinación y ejecutar los trucos con seguridad y precisión.

Una subcategoría de este tipo de esquís son los simétricos, son idénticos en el nose y en el tail, poniendo las fijaciones centradas, tenemos una gran ventaja a la hora de empezar   a afrontar los módulos, el centro de gravedad, no deja de ser una referencia para hacernos más facil el  entrar a cajones y barandillas tener el centro del peso, es decir, el centro de esquí en nuestros pies.

Imagen principal www.sevilladirecto.com