Cuidado con la humedad 

No debemos olvidar que mientras estamos en la nieve, estamos en un ambiente húmedo, e igual que secamos el bañador y la toalla después de ir a la piscina, debemos tener la misma precaución con nuestro equipo de nieve.

Tender bien los pantalones y chaqueta para eliminar la humedad que haya podido coger durante la jornada de nieve aunque solo hayan sido unas pocas horas.

De ahí que la gente sea un poco reacia al alquiler de material, sobretodo en el caso de las botas, que tienen zonas de difícil secado y suelen permanecer húmedas.

El descuido en el secado de las botas puede dar lugar a un fuerte olor a humedad y a la aparición de hongos, que hagan que se pudran los materiales de las botas y pierdan sus cualidades técnicas.

Si las botas ya tienen olor a humedad, se pueden sacar los botines del interior de la bota y lavarlos. No es bueno el abuso de esta técnica ya que el botín tenderá a deformarse, en caso de que persista la humedad, el ácido bórico, que podemos encontrar fácilmente en las farmacias para el tratamiento de los hongos, resultará muy efectivo.

Para no llegar a este extremo, si el uso de las botas es esporádico podemos sacar el botín para que se seque bien o meter papel de periódico en las botas con el fin de que absorba la humedad hasta quedar completamente secas, y si el uso es muy frecuente, debemos comprar un secabotas, con este aparato podremos tener las botas secas y calientes en muy poco tiempo, a demás de poder secar también nuestros guantes o manoplas.

En cualquier caso en los puntos de venta especializados venden bolas desecantes y desodorantes específicas para el cuidado de nuestro calzado de nieve.

Yo uso el Term-ic Dryer 230V desde hace año y medio y me está dando muy buenos resultados.

i116656gross.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *